Publicado: 27 de Octubre de 2014

El joven abandonó el automóvil tras el accidente y cuando la Policía le encontró dio positivo en la prueba de alcoholemia

27.10.2014 | 03:49

F. L. J. Un automovilista avilesino novel de 19 años e identificado por las iniciales M. G. protagonizó a la una de la madrugada del domingo un aparatoso accidente del que resultó ileso pero que se saldó con numerosos daños materiales y el destrozo del coche que conducía, un Citroën C4 con la placa de matrícula 9566 DCX. El joven circulaba por la calle Fuero de Avilés cuando, entre las calles Jiménez Díaz y San Agustín, perdió el control del vehículo y tras golpear contra un BMW X1 (plaza 8535 HKJ) que estaba aparcado en la zona se llevó por delante setos y varios árboles hasta detenerse en una zona verde. Como consecuencia de la violencia del golpe, el coche perdió varias partes de su carrocería e incluso una rueda salió desprendida de su eje.

El conductor salió del automóvil siniestrado por sus medios y se ausentó del lugar del accidente; una patrulla de la Policía Local le localizaría más tarde para levantar atestado del accidente y realizarle el test de alcoholemia, que dio positivo: 0,71 miligramos de alcohol por litro de aire espirado en la primera prueba y 0,70 en la segunda. El nivel máximo legal para un conductor novel es de 0,15 miligramos de alcohol por litro de aire espirado.

Tres horas más tarde de esta intervención, los agentes de la Policía Local avilesina dieron el alto a un hombre en la calle de Llano Ponte sospechando que pudiera conducir embriagado. Efectivamente, el conductor dio una tasa de 1,21 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, por lo que se le abrieron diligencias penales.