Siete de cada diez fallecidos en 2016 en accidente de circulación en vías interurbanas, lo fueron en siniestros que tuvieron lugar en vías convencionales, carreteras que no están desdobladas y solamente tienen un carril en cada sentido, lo que las convierten en las más peligrosas para circular.

Algunos de los motivos que llevan a la DGT a realizar periódicamente campañas intensivas en carreteras convencionales son: 

·        De las 1.810 personas fallecidas en accidente de tráfico en 2016, 964  lo fueron en un accidente que tuvo lugar en una carretera convencional (vías que no están desdobladas y solamente tienen un carril en cada sentido)

A estos 964 fallecidos hay que sumar los 3.930 heridos que requirieron hospitalización. 

·        Las carreteras secundarias son menos seguras que las vías desdobladas ya que las intersecciones y las incorporaciones suelen estar al mismo nivel,  los trazados de las carreteras son más antiguos, hay muchos tramos montañosos,  es necesario invadir el sentido contrario al adelantar… situaciones todas ellas que aumentan el riesgo de accidente. 

De los 24.488 accidentes con víctimas que tuvieron lugar en estas carreteras, 9.236 fueron salidas de la vía. 

De las 964 personas que fallecieron  en carreteras convencionales, 375 lo fueron en accidentes cuyo vehículo se salió de la vía; 241en colisiones frontales y 87 al ser atropellados.  

·        De los más de 166.000 kilómetros de vías interurbanas computados por el Ministerio de Fomento (2015), 149.000 corresponden a carreteras convencionales. 

·        La tasa de fallecidos y la de heridos graves muestran una correlación positiva con la antigüedad del vehículo. En el caso de que el accidente ocurra en carretera convencional, la antigüedad del vehículo resulta ser un factor más determinante para el grado de lesividad de las víctimas que en el resto de vías, tal y como se muestra en la gráfica.




Publicado: 9 de Noviembre de 2017