Publicado: 25 de Enero de 2019

El Tribunal Supremo, en una sentencia de 10 de octubre de 2018, considera que no se puede responsabilizar a los usuarios cuando el examen lo rellenó un empleado de la compañía. "El tomador no puede justificar el incumplimiento de su deber por la mera circunstancia de que el cuestionario fuera rellenado por el personal de la aseguradora o de la entidad que actuara por cuenta de aquella, pues lo verdaderamente relevante es que, por la forma en que se rellenó, pueda concluirse que el tomador del seguro no fue preguntado por esa información relevante", explica el magistrado Marín Castán, ponente del fallo. "La alegación de que el cuestionario se cumplimentó por un empleado del banco limitándose la intervención del asegurado a estampar su firma impide considerar infringida la doctrina que se invoca",